domingo, 11 de septiembre de 2016

Que lugar es este



                                                 Julia Galemire




Que lugar es este



¿Que lugar es este


Andar de agua


De ojos azules


Que retrae sus pequeños parpados


Sobre la roca de algas


Y de tiempo





¿que lugar es este


alquimia de agua


donde la espuma tritura


el rumbo de las olas


sin poder crear


las puertas del alma






¿que lugar es este


cambiar de olas


en el amanecer de mitos


donde sopla muy frio


el coro eterno del viento






¿Que lugar sera este


que ignoramos


donde el horizonte se cierra


y su sombra nos empuja


hacia la fiebre del mar


y su inmensa idealidad



El desbocado caballo de la noche

Se despertó al promediar la noche
como si lo hubiese golpeado
la rama súbita de un árbol,
como si el sueño en que estaba
sumido no se hubiera desvanecido aún
entre los surcos del viento.

Había soñado con un caballo desbocado,
demasiado blanco que había crecido
en un monte de pájaros sin alas
y que ahora en su onírica estructura
de jade y tierra marchaba hacia
un muro de raíces secas.

Recobrada su razón, miro desde
lejos su sueño, verdadero arsenal
de parábolas practicantes, mientras el
caballo desbocado de crines blancas siguió
su galope hacia la dominada noche.



El país de Mag- Meld


Rumbos supersticiosos
en los antiguos mapas,
iban creando territorios
imaginarios
(sólo fueron espejismos),
mares que nunca acariciaron
los contornos
de Mag-Meld,
país de la eternidad
jamás habitado
por seres ni fantasmas.
Esas rutas,
descriptas en
cartografías fraudulentas por
cartógrafos no menos fraudulentos,
alimentaban las crónicas
del oro y los tesoros que
sólo podían encontrarse
en Mag.Meld,

país que ahora... sabemos
que nunca existió.



La luna de los magos

La diminuta luna de

los magos antiguos

mira largamente en

la noche

la calle ahora

abandonada

entre el otoño

suelto.

Desde las torres

decoradas con violentas

y lentas profecías

surgen las palabras ambiguas

la ternura ejercitada

la transparente guitarra

de los aires.

Todo es entonces

Un fabular de la piedra

y el sueño

mientras la

diminuta luna

de los magos antiguos

aparece

y desaparece

viajera de

las nubes.


Esa letra Y


Esa letra Y
-Y Griega -
remotísima en su
caprichoso trazado,
marca el destino
de los no menos caprichosos
seres humanos.
Sus raras antenas
siguen en el principio
toda unidad. Y armonía en
una misma senda
que al comenzar
los años maduros se dividen,
eligen para siempre
sendas antagónicas,
increíblemente
irreconciliables.
Esto, el Padre Pitágoras
lo enseñaba en su
legendaria Samos.
Lo reiteraba una
Y otra vez con su lenguaje
de añeja sabiduría.
Las raras antenas
cumplían su tajante
trayectoria.
Una iba silenciosa
hacia el silencioso
mundo de la virtud,
mientras la otra
se encaminaba
-dura fatalidad-
hacia la perversión
de los abismos.










JULIA GALEMIRE, montevideana, licenciada en enfermería, curso en la Universidad de Indiana, EEUU;
Autora de 7 libros de poesía, dos de ellos con premios del Ministerio de Educación y Cultura en poesía edita.
Asistió al taller literario de Sylvia Lago y Jorge Arbeleche.
Fundó y preside actualmente el Grupo Cultural "La Tertulia".
Dirigió durante 6 años el programa semanal La Tertulia por CX 38 SODRE
Realiza comentarios literarios en La ONDA por Internet.

No hay comentarios:

Publicar un comentario